100 años de Relatividad General: la famosa teoría de Einstein ha envejecido bien

La teoría de la Relatividad General de Albert Einstein se ha mantenido bastante bien, luego de vivir un siglo en el mundo.

La famosa teoría, que Einstein publicó en 1915, sigue siendo la piedra angular sobre la cual se afirma la comprensión actual del origen y la evolución del universo. La teoría continúa inspirando investigaciones sobre algunas de las preguntas sin respuesta más fundamentales de la física y la astronomía.

La Relatividad General “está, creo, aceptada de manera rutinaria como la base de nuestra descripción del universo a gran escala, lo que llamamos cosmología; de los agujeros negros, las estrellas de neutrones y de pequeñas correcciones a las órbitas de los planetas y naves espaciales en nuestro propio sistema solar”, dice Roger Blandford del Instituto Kavli para la Astrofísica de Partículas y Cosmología en la Universidad de Stanford.

La naturaleza de la gravedad

La relatividad general añade gravedad a la teoría de la relatividad especial, la cual Einstein publicó en 1905. La relatividad especial postula que las leyes de la física son las mismas para todos los observadores no acelerados, y que la velocidad de la luz en el vacío nunca cambia, incluso si el observador o la fuente de luz están en movimiento.

La relatividad especial expuso la relación entre energía y masa de una partícula en reposo, en la ecuación más famosa de toda la historia: E = mc2, donde “E” representa la energía, “m” la masa y “c” la velocidad de la luz en el vacío – 300.000 kilómetros por segundo. La teoría también unifica el espacio y el tiempo en una entidad cuadridimensional llamada “espacio-tiempo”.

La relatividad general expande esta idea última, explicando que es la materia la que deforma el espacio-tiempo, tal como una bola de boliche sobre una cama crea una depresión en las sábanas. Esta idea monumental no vino a Einstein fácilmente; más bien pavimentó su camino hacia ella con más de una década de pensamiento intenso y duro trabajo.

“Él tuvo que volver sobre sus propios pasos. Propuso cosas de las cuales subsecuentemente tuvo que retractarse. Pero él siguió adelante”, dice Blandford. “Él no se guió por ideas o técnicas matemáticas. Él fué guiado primeramente y ante todo por la intuición física; aquella extraordinaria y potente intuición física que le había servido tan bien en el pasado, y la cual no le abandonó aquí”.

La relatividad general caracteriza a la gravedad no como una fuerza innata que actúa sobre los objetos, sino más bien como la consecuencia de la curvatura del espacio-tiempo. En el ejemplo de la bola de boliche sobre la cama, el movimiento de una canica sobre la pendiente vendría a representar el movimiento de un cuerpo sobre la curvatura del entramado del espacio-tiempo.

“Es una idea poderosa y radical- y se ha enfrentado a un escrutinio intenso desde hace un siglo”, escribe Blandford en un artículo publicado en la revista Science (disponible aquí de manera gratuita).

Múltiples confirmaciones de la teoría

La relatividad general predice que la luz seguirá una trayectoria curva alrededor de un objeto masivo, tal como un cúmulo de galaxias, objeto que deforma el tejido del espacio-tiempo de manera significativa.

Este efecto ha sido observado; los astrónomos usan de manera rutinaria las “lentes gravitacionales” para estudiar fuentes de luz lejanas. De hecho, a menor escala, este fenómeno ayuda incluso a los cazadores de planetas en la búsqueda de mundos más allá de nuestro sistema solar. Los exoplanetas a veces pueden ser detectados estudiando cómo sus sistemas de estrellas curvan la luz de objetos del fondo.

Las peculiaridades en la órbita de Mercurio alrededor del Sol también son una confirmación de la relatividad general; fenómeno conocido como la precesión del perihelio.

“La teoría explicó la precesión anómala del perihelio de Mercurio, o la rotación de la línea que une el Sol al punto de máximo acercamiento del planeta”, Blandford escribe en el artículo de Science. “Einstein usó la relatividad general para explicar una discrepancia de aproximadamente un 10% en la precesión, atribuible a los tirones gravitatorios de los otros planetas, ~ 43 segundos de arco por siglo. La desviación medida actualmente concuerda con este resultado en una parte en 10−4.”

Otros tipos de evidencia observacional también han ayudado a poner a la relatividad general en una firme base. “Hemos testeado la teoría en muchas, muchas maneras diferentes”, dijo. “Creo que es justo decir que no hay medición creíble u observación que cause duda alguna respecto a su dominio de aplicación”.

Un universo oscuro

La relatividad general también implica que la vasta mayoría del universo está compuesta de cosas que los humanos no podemos detectar directamente o (en este momento), incluso entender, escribe David Spergel de la Universidad de Princeton, en otro artículo en la misma revista Science.

Un estudio cuidadoso del movimiento de la materia y la luz por todo el universo ha revelado que la materia “normal” no puede explicar por su cuenta los patrones de curvatura del espacio-tiempo, nota Spergel. De hecho, las observaciones sugieren que sólo el 5% del universo es materia atómica familiar, mientras que el 25% es materia oscura y cerca del 70% es energía oscura.

La materia oscura no emite ni absorbe luz, delatando su existencia sólo a través de sus efectos gravitatorios. La energía oscura, por otro lado, es una fuerza de origen desconocido que podría estar asociada al espacio vacío y la cual se cree responsable de la expansión acelerada del universo.

En 1917, Einstein introduce un término llamado la “constante cosmológica” en las ecuaciones de la relatividad general, como una fuerza repulsiva que contrarrestaría a la gravedad y lograría un universo estático, la cual era la opinión predominante acerca de la naturaleza del universo en ese tiempo. Después de las observaciones del astrónomo Edwin Hubble en el año 1929, las cuales mostraron que el universo realmente se estaba expandiendo, Einstein abandonó la constante cosmológica, supuestamente considerándola el “mayor error” de su vida.

Pero la constante aparece proféticamente hoy como una posible herramienta para lidiar con el dilema de la energía oscura.

“¿Por qué está acelerando el universo? La posibilidad más estudiada es que la constante cosmológica (o equivalentemente, la energía de vacío del espacio) está impulsando la aceleración cósmica”, Spergel escribe. “Otra posibilidad es que exista un campo escalar que evolucione a través del tiempo y que llene todo el espacio (como el campo de Higgs o el campo inflacionario que llevó a la rápida expansión temprana del universo). Ambas posibilidades se agrupan en el término energía oscura.”

“Debido a que toda la evidencia de la energía oscura usa las ecuaciones de la relatividad general para interpretar las observaciones de la expansión y evolución del universo, una conclusión alternativa es que una nueva teoría de gravedad es requerida para explicar las observaciones”, añade. “Las posibilidades incluyen teorías de gravedad modificada, algunas con dimensiones extra”.

El futuro

La relatividad general debería continuar para dar forma a los esfuerzos de los físicos, cosmólogos y astrónomos hacia el futuro, dice Blandford.

Por ejemplo, los investigadores continuarán usando la teoría para obtener una mejor comprensión de los agujeros negros, las estrellas de neutrones, y otros cuerpos celestes y fenómenos. Los científicos también seguirán sondeando la naturaleza de la energía oscura y materia oscura, en un esfuerzo por comprender el universo a gran escala.

Finalmente, y tal vez lo más emocionante, los investigadores seguirán tratando de unificar la relatividad general con la mecánica cuántica, para que el mundo de lo muy grande contraiga matrimonio con el mundo de lo muy pequeño. Esta gran y anhelada “teoría del todo” ha eludido a los físicos hasta el día de hoy, pero muchos científicos creen que es alcanzable. Como en todo en la vida, es preciso mantenerse optimista al respecto.

Referencias
Este artículo es una traducción y adaptación del artículo publicado en http://www.space.com/28741-einstein-general-relativity-100-years.html. La autora se hace responsable por cualquier error de contenido.

Anuncios

La realidad matemática de la realidad

He aquí una entrevista reciente realizada al cosmólogo Max Tegmark por Lex Berko (traducida al español, para tod@s ustedes) acerca de su popular y controversial idea respecto a la naturaleza intrínseca de la realidad.

Hace algunos años, Max Tegmark ideó una teoría acerca de la realidad. De acuerdo a Max, quien es un cosmólogo y profesor de física en el MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts), todo lo que existe, todas las cosas materiales con las cuales estamos familiarizados – aquella silla ergonómica en la cual estás sentad@, tu cuerpo y tu cerebro, incluso el espacio que te rodea – es matemática, y no seríamos más que “partes autoconscientes de un objeto matemático gigante”.
Es un concepto vertiginoso, pero ¿cuál es su significado?. En su nuevo libro Our Mathematical Universe (Nuestro Universo Matemático), publicado en enero de 2014, Max llama a esta idea la “Hipótesis del Universo Matemático”, en la cual el universo es visualizado como una estructura matemática. Una estructura matemática es “un conjunto abstracto de entidades con relaciones entre ellos”, expone Max en su libro, y estas relaciones no solo describen todo lo que existe, sino realmente son todo lo que existe.
Leyendo “Nuestro Universo Matemático”, lo cual es, en parte científicamente alucinante y en parte autobiografía, no es casual. Mientras que el libro ofrece un montón al lector, también pide un montón de regreso. Cuando tuve la oportunidad de conversar con Max, me sentí obligada a comentar, como prefacio a la conversación, que aunque leí por completo el libro, tuve dificultades en comprender algunas partes. Para él, esto no fué problema en absoluto.

“Tienes que entender, Lex, que si sientes que no comprendes el 100% acerca de nuestro Universo, tampoco nadie más lo comprende!”

Por fortuna para mí, y para cualquiera interesado en la posible realidad de la realidad, Max está abierto a probar sus ideas, lo cual esperaba lograr en nuestra conversación. Lo que obtuve de él fué no sólo una comprensión más profunda de los detalles e implicaciones de la contenciosa “Hipótesis del Universo Matemático”, sino que también grandes ideas que te podrían ayudar la próxima vez que encuentres una multa de estacionamiento bajo tu parabrisas

Lex: Tu emoción por la materia es realmente contagiosa en el libro. He notado una emoción similar en otros físicos – Richard Feynman, Carl Sagan, Neil deGrasse Tyson. ¿Por qué crees que los físicos provocan esa sensación de maravilla con el mundo?
Tegmark:
Sólo puedo hablar por mí mismo. Siempre he sentido fascinación por los misterios. Para mí, la física es el misterio más grande de todos, el misterio de comprender la realidad.

Nos encontramos a nosotros mismos partes autoconcientes de este Universo. ¿Qué está pasando aquí?. ¿De dónde viene todo lo que vemos?. ¿Qué son todas estas cosas en el universo?. ¿Qué les sucedió?. Encuentro increíblemente emocionante que, como humanos pequeños, a través del razonamiento serio, hayamos sido capaces de comprender mucho de lo que nos rodea, que hayamos podido encargarnos de nuestros destinos y cambiar el universo para hacerlo, en parte, más humano para nosotr@s.

¿Cuáles son los aspectos más elegantes de la física o la cosmología, en tu opinión?

Pienso que el aspecto más elegante de la física y la cosmología es que podemos describir absolutamente todo con matemáticas. Por ejemplo, tengo una lista de 32 números a partir de los cuales podemos calcular matemáticamente, en principio, cualquier número que hayamos medido en la historia de la ciencia. Es tan elegante, que surge la pregunta ¿por qué es así?.
No soy la primera persona en maravillarse por su elegancia. Galileo exclamaba célebremente que nuestro Universo es un libro escrito en el lenguaje de las matemáticas. Él pensaba que era muy elegante que las matemáticas y las formas geométricas pudieran describir los movimientos de los planetas, entre otras cosas.
Esto se pone controversial cuando nos preguntamos ¿qué significa todo esto?, ¿no es sólo un golpe de suerte?. O en realidad nuestro Universo es matemático, en algún sentido?. Yo estoy en la franja más radical del espectro de puntos de vista: pienso que el Universo es completamente matemático, y es por ésto que continuamos encontrando todas estas estructuras elegantes.

Muchos de los descubrimientos físicos que pones en el libro pareciera que requieren más que solo mirar ecuaciones. ¿Qué tan grande crees que sea el rol de la imaginación y la filosofía en materias como la física, que son consideradas ciencias duras?
Siento que la filosofía, la creatividad y la imaginación son enormemente importantes en la historia de la física, debido a que, con frecuencia, la parte más difícil es tener creatividad e imaginación para cuestionar lo que todos dan por sabido. Einstein, por ejemplo, fué la primera persona en cuestionar realmente la idea de que el tiempo fuera solo una cosa aburrida que sucede a la misma tasa para todos. Esto condujo a la teoría de la relatividad. Y sospecho que también al día de hoy, hay un montón de asumpciones que hacemos respecto a la realidad que simplemente no son verdad.
La imaginación es crucial para imaginar cómo las cosas podrían ser diferentes. Tu nunca serás la primera persona en descubrir algo si siempre sigues al resto de las personas.

En tu libro, hablas de la importancia de encontrar las “preguntas correctas” versus las “respuestas correctas”. Entonces, hay alguna “pregunta correcta” que buscas hacer frente en el futuro?

Absolutamente! Para mí, esta idea de que nuestro Universo es completamente matemático es interesante no como una respuesta final, sino como una forma de generar preguntas asombrosas que sean respondidas con investigación. Si mi punto de partida es que todo puede ser comprendido con matemáticas, esto lleva a preguntas que aún no hemos contestado.

Por ejemplo, si estás en una fiesta y miras alrededor tuyo, como físico, lo que ves es un enorme número de partículas elementales rebotando alrededor, las cuales son descritas por ecuaciones matemáticas. Y si todo es matemáticas, entonces debería haber alguna forma de tomar el movimiento de todas esas partículas y figurarse cómo es que están agrupadas en objetos, como las personas. Si todo es matemática, debería ser posible entender que hay un patrón muy especial de movimiento de partículas, que de alguna forma corresponden a información procesada en maneras muy complejas, lo cual podría ser la conciencia. Entonces, tu puedes llegar a comprenderla algún día.

Pienso que hay enormes descubrimientos esperando a ser realizados. En otras palabras, soy muy optimista porque si estoy equivocado y hay algo fundamentalmente no-matemático en la realidad, entonces la física está, en última instancia, condenada. Nos golpearemos con un obstáculo más allá del cual no podremos avanzar, más allá del cual simplemente no podremos comprender las cosas. Si estoy en lo correcto y todo es matemática, entonces no hay obstáculo alguno! Nuestra habilidad para comprender nuestro mundo sólo estará limitada por nuestra imaginación.

 

¿Cuánto tiempo crees que llevará encontrar una ecuación para la conciencia?  ¿Será algo que ocurra en el próximo siglo o tomará unos milenios?

Pienso que esto podría ocurrir fácilmente en nuestro tiempo de vida. Esto suscita toda clase de preguntas fascinantes.

¿Como cuáles?

Si tu construyes computadoras super inteligentes, son éstas conscientes o no? Si tu realmente comprendes qué tipo de movimientos de partículas son conscientes y cuáles no, podrías darte cuenta de ello, correcto? Si tienes un paciente en estado vegetativo y quieres saber si está consciente o no, algunos tratan ésto como algo que no puede saberse, por definición. Pero yo no creo que sea cierto. Si la conciencia es fundamentalmente información siendo procesada de una cierta manera, y podemos mirar desde el exterior y ver cómo esas partículas se mueven en el paciente, deberíamos ser capaces de entender esto.

Esto tiene tremendas implicaciones para la ética, asuntos médicos, crueldad a los animales… Si alguien dice, oh, esta vaca no puede sentir dolor cuando está siendo tratada de esta forma, entonces no hay razón fundamental de porqué no seríamos capaces últimamente de responder y comprender si es cierto o no.

Tengo entendido que es un tema muy divisivo entre los físicos, pero qué piensan los matemáticos acerca de la idea del universo matemático?

He obtenido mayoritariamente retroalimentación positiva, como Ed Witten quien obtuvo la medalla Fields y de un colega, David Vogan en el MIT. Él tiene un gran poster en su oficina de esta super cool estructura matemática llamada E8 que ha estudiado y ha descubierto partes de ella; para él es natural la idea. Él no siente que la haya inventado, esta estructura matemática. Él siente que ha descubierto sus propiedades y que las está estudiando, por lo cual existe y está ahí, en algún sentido.

Mi padre, que es un matemático retirado, tiene esta actitud, la cual pienso que todos tenemos como niños, que la realidad última está hecha de cosas. Fin de la historia. Si te miras a tí mismo en el mundo, no ves nada que sea matemático, verdad? Pero los físicos han descubierto que todas estas cosas están hechas de partículas elementales, como los quarks y los electrones. ¿Qué propiedades tiene un electrón? Tiene propiedades -1, 1/2 y 1. Éstas son propiedades a los cuales los físicos les han dado nombres nerds como carga eléctrica, spin y número leptónico. Pero son sólo números! Son sólo propiedades matemáticas!

Entonces todos los bloques fundamentales de la naturaleza, estas partículas, no tienen propiedades, excepto por sus propiedades matemáticas. En este sentido, son objetos puramente matemáticos. El materialismo clásico está muerto: “cosas” no es el fin de la historia.

Y lo mismo pasa con la fábrica de todo lo que nos rodea, el espacio en sí mismo. Tiene la propiedad tres, el número de dimensiones. Eso es un número. Es una propiedad matemática. Todo el espacio y las cosas en él son puramente matemáticas con propiedades sólo matemáticas.

Así que en general, la respuesta ha sido positiva por parte de los matemáticos?

Diría que sí, absolutamente. Por lejos, pienso que todos están de acuerdo con la idea de que hay algo matemático acerca de la naturaleza. Cada año que pasa, se vuelve más obvio. Con qué herramienta fué el Bosón de Higgs descubierto? Con un lápiz. A través de matemática pura, Peter Higgs predijo que si construías la maravillosa máquina del acelerador de hadrones, encontrarías una nueva partícula. La construímos y boom! Ahí estaba la partícula.

Donde se pone controversial es qué hacer con esto. Algunas personas dirán que es sólo una casualidad, y no significa nada, o que las matemáticas son sólo algo que los humanos han creado o tal vez que tenga que ver algo con nuestro cerebro, pero nada fundamental. Entonces hay gente que dice, bien, la naturaleza tiene algunas propiedades que son realmente matemáticas, pero otras no son matemáticas. Y en el extremo opuesto, me tienes diciendo que la naturaleza tiene solo propiedades matemáticas.

Desafío a la gente que venga con una sola propiedad de nuestro mundo que no sea matemática. Pensábamos hace tiempo que había un montón de cosas que no podían ser descritas con matemáticas, como la luz y el magnetismo, pero descubrimos ecuaciones para eso, también!

Uno de mis grandes problemas tratando de comprender tu hipótesis es la idea que presentas acerca de que las matemáticas no tienen bagaje humano. No puedo hacer que entre en mi cabeza.

Entonces no puedes lidiar con la idea de que pueda existir algo sin que existan los humanos?

No. Puedo comprenderlo… pero no puedo imaginar cómo se vería la estructura matemática del Universo sin ponerla en términos humanos. Creo que ves a donde voy.

Podrías imaginar que la galaxia Andromeda seguiría existiendo incluso si la Tierra, de alguna forma, explotara?

No, comprendo eso! Ahora tú me estás presionando a mí…

Sólo lo menciono porque si la galaxia Andromeda aún existiera, sin que nadie pudiera verla, entonces se vuelve interesante preguntar, qué significa que exista? Qué propiedades tiene? Cómo podrías describirla sin ninguna referencia a ningún lenguaje humano, ya que no hay más humanos?

Al parecer sí existiría. Aún tiene cientos de millones de estrellas, por ejemplo, entonces hay un número asociado con ella. Tiene un montón de otras propiedades, también. Y en qué lenguaje serías capaz de describir eso?

El único lenguaje que parece funcionar para esta tarea es el lenguaje de las matemáticas. En Español, dirías dos más dos es cuatro. En Sueco, dirías två plus två är fyra. Tenemos diferentes palabras para la misma cosa, pero si quieres deshacerte de todo el bagaje humano, todas son descripciones equivalentes de la misma cosa. La cosa en sí, los números, son independientes del lenguaje humano. No dependen de si los nombras. No dependen de qué formas tienen los símbolos que los describen. Nada de ese bagaje importa.

Los números tienen esas propiedades- dos más dos es cuatro de cualquier forma-, independiente de cómo los llamemos, tal como la galaxia Andromeda tiene cientos de millones de estrellas independiente de si las llamamos estrellas o stjärnot o stars o lo que sea.

Entonces las matemáticas son una suerte de lenguaje universal que solamente es?

Exacto. Y eso es lo que Galileo pensaba. Que era la verdadera naturaleza de nuestro Universo. Entonces los humanos llegábamos a la escena y creábamos diferentes palabras dependiendo del país en el que crecimos, y cosas como esa. Pero al Universo no le importa.

 

Traducido, adaptado y enriquecido a partir de http://motherboard.vice.com/blog/the-mathematical-reality-of-reality-an-interview-with-cosmologist-max-tegmark por @Cosmologa

¿Qué es la inflación cósmica?

La inflación cósmica o inflación, es la expansión del espacio en el universo temprano a una velocidad mucho más grande que la velocidad de la luz. La época inflacionaria ocurrió desde 10−36 segundos antes del Big Bang hasta 10−32 segundos. Después del período inflacionario, el universo continua expandiéndose, pero a una rapidez mucho más lenta.
La hipótesis de la inflación cósmica fué propuesta originalmente en 1980 por el físico Alan Guth, con el fin de resolver ciertos problemas en la cosmología llamados de “ajuste fino”. Esto significa que, para obtener el universo que conocemos hoy, el universo primigenio debió haber comenzado con unas condiciones muy especiales. También una inflación temprana explicaría porqué el universo es tan homogéneo en todas las direcciones, cuando lo miramos a gran escala.
Recientemente, el 17 de marzo de 2014, astrofísicos de la colaboración BICEP2 anunciaron la detección de posibles ondas gravitacionales inflacionarias, lo cual sería una prueba directa de la hipótesis de la inflación, o al menos de los modelos inflacionarios tradicionales. Sin embargo es necesario que este descubrimiento sea confirmado por otros experimentos independientes.

 

Por @Cosmologa

 

¿Qué había antes del Big Bang?

El modelo estándar del Big Bang posee una singularidad en el instante del Big Bang, es decir cuando el tiempo es igual a cero (t=0). Entendemos una singularidad como una región en el espacio y el tiempo, donde no es posible definir ninguna cantidad física. Usualmente se suele decir que en el instante inicial la energía era infinita; lo que en realidad significa ésto es que su valor es indeterminado, no se puede definir. Ya que el mismo espacio y tiempo están indefinidos en ese instante, no tiene sentido hablar de un tiempo anterior al Big Bang, pues el tiempo como tal no existiría.
En algunos modelos cosmológicos que poseen inflación caótica y inflación perpetua, favorecidos por el físico Andrei Linde, el Big Bang es sólo una de muchas burbujas que se inflan en la espuma del espacio-tiempo. Pero no habría posibilidad de obtener información de afuera de nuestra propia burbuja. Podríamos decir entonces que: “De lo que no podemos hablar, tenemos la obligación de callarnos” (Wittgenstein).

Traducido y adaptado al español por @Cosmologa de http://www.astro.ucla.edu/~wright/cosmology_faq.html

Ecocentrismo versus Tecnocentrismo

Grandes son los problemas que nos afectan como sociedad a nivel mundial. La inequidad en la administración de los recursos es evidente: más del 10% de toda la población mundial no tiene acceso a agua potable [1], 10% se encuentra en un estado de desnutrición que le impide llevar una vida activa, contrastado con un 20% de la población mundial que tiene sobrepeso [2]. Nos vemos enfrentados a un cambio climático cuya causa, de acuerdo a estudios recientes [3] no es producido por causa del Sol como se suele argumentar, sino que es de causa antropogénica, debido a la emisión de gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono y el metano. En los últimos 50 años hemos visto drásticamente reducida la biodiversidad de nuestro planeta. Los expertos coinciden en que los seres humanos han acelerado el ritmo de extinción de las especies durante el período del Holoceno, aunque el grado exacto de este impacto no es conocido, se estima que sería 100 veces mayor a la tasa normal de extinción de los cinco períodos de extinción previos al actual [4]. Nos encontramos con una deforestación expandiéndose aceleradamente, provocando además desertificación y sequías. Ya existen guerras libradas por recursos energéticos como el petróleo, no falta mucho para que comencemos a pelear por el agua dulce, un preciado y no tan valorado recurso.

Ante esta problemática, surgen corrientes filosóficas que proponen cambiar el enfoque antropocéntrico mediante el cual nos enfrentamos al medio ambiente, y cambiarlo por uno ecocéntrico. El término ecocentrismo denota un sistema de valores centrado en la naturaleza, en vez de estar centrado en el ser humano. Su justificación se basa en la creencia ontológica que niega una división entre los humanos y la naturaleza no-humana, tal que los humanos no serían los únicos portadores de valor intrínseco, y su valor no sería superior al valor de la naturaleza. El reclamo ético de esta filosofía es la igualdad de valor intrínseco entre humanos y naturaleza no-humana [5]. En palabras de Stan Rowe, geo-ecologista y ambientalista [6],

El argumento ecocéntrico está fundado en la creencia de que, comparada con la indudable importancia de la parte humana, la ecósfera completa es aún más significante y consecuencial: más inclusiva, más compleja, más integrada, más creativa, más hermosa, más misteriosa y más vieja que el tiempo.”

El antropocentrismo vería al medio ambiente como fuente de materiales diseñados para ser usados exclusivamente por los humanos y para servir las necesidades de la humanidad. No hay dudas de que como especie, no sólo creemos que los recursos son para nosotros, sino que actuamos de acuerdo a tal pensar. Basta decir que consumimos el 50% de toda el agua dulce del planeta, y el 30% de los recursos primarios disponibles para todas las formas de vida. Prácticamente ya no quedan lugares en la tierra donde no haya estado un ser humano.

En la ciencia de la ecología, no está zanjado por completo el debate de si el ser humano es parte o no de la naturaleza [8]. Fuimos capaces de provocar un cambio climático, de manera involuntaria, que repercute a escala global. Nuestra especie duplicó su esperanza de vida “natural”, pues en el paleolítico uno podía esperar vivir no más de 33 años, mientras que para el 2010 el promedio mundial es de 67.2 años, gracias a la generalización de la sanidad y la higiene en la sociedad en general, lo cual no habría sido posible sin los avances respectivos en la medicina [9]. Compartimos una identidad de persona con autoconciencia con algunos primates, ballenas y cetáceos, pero nuestras facultades sobrepasan las de cualquiera de estas especies si pensamos en que podemos desarrollar habilidades abstractas como la ciencia y el arte. Finalmente, somos capaces de desarrollar tecnología para ir más allá de nuestras capacidades físicas, podemos implantarnos partes mecánicas que reemplazan algunos órganos, hasta podemos salir de nuestro planeta madre. Hemos surgido de la naturaleza gracias a la evolución pero ¿realmente la estamos desafiando, reclamando un estatus superior?

Hay quienes adoptan el tecnocentrismo como respuesta ante el ecocentrismo, y como solución a la problemática medioambiental. Esta filosofía basa sus valores en la tecnología, y reconoce su potencial para afectar, controlar, e incluso proteger el medio ambiente. Los tecnocentristas creen que los humanos tienen el control de la naturaleza, por medio de la tecnología, y por tanto seríamos superiores a ésta. Aunque aceptan que los problemas medioambientales existen, no los ven como problemas a ser resueltos por una reducción en la industria, sino serían resueltos por medio de la ciencia [5].

Cabe preguntarse si en un futuro cercano los tecnocentristas contemplarán un mundo donde todos los aspectos de nuestras vidas sean controlado por las máquinas. De momento, la mayoría de las decisiones son tomadas por humanos, la tecnología no posee poder de decisión. Pero en cada producto que consumimos, desde una manzana hasta una remera, ha habido una industria más o menos sofisticada, que ha ayudado al proceso de producción. No obstante, a escala planetaria vemos que seguimos dominados por el poder de la naturaleza. Tenemos un poder predictivo del clima, un poco menos de fenómenos violentos como los terremotos y huracanes, pero estamos lejos de poder controlarlos a nuestra voluntad. Más aún cuando se trata de formas de vida, nuestro poder pareciera ser inexistente, pues no somos capaces de crear nuevas especies, hasta el momento sólo podemos reproducir ciertos órganos animales mediante componentes sintéticos. Probablemente la filosofía de los ecocentristas sea aplicable en el estado actual de la ciencia y la tecnología, pues aún no creamos algo tan maravilloso como lo que creó los 4.500 millones de años de evolución en el planeta.

El preguntarse por cuál filosofía estamos adoptando actualmente tiene serias repercusiones en nuestras vidas, las de nuestros hijos, y nietos, pues de no cambiar el enfoque antropocéntrico que ha devastado el medio ambiente, no adoptar un enfoque ecocéntrico, y no poseer la suficiente tecnología para revertir la situación planetaria a una favorable para nuestra especie (adoptar el tecnocentrismo), nos llevará a una extinción masiva. Esperamos que el panorama pesimista que es augurado para el 2050 [10] no se cumpla, no por un milagro, sino por un cambio en la filosofía mediante la cual concebimos el medio ambiente. Tal vez como seres humanos estemos un paso más allá de la naturaleza, pero en el día de hoy, no podemos vivir sin ella. Más nos vale cuidarla.

Referencias:
[1] www.who.org

[2] www.fao.org

[3] http://iopscience.iop.org/1748-9326/8/4/045022/article?fromSearchPage=true

[4] La rebelión de Gaia: la verdad sobre el cambio climático, Jorge Blaschke, Ediciones Robinbook, 2007.
[5]
http://en.wikipedia.org/wiki/Ecocentrism
[6] Rowe, Stan J. (1994).“Ecocentrism: the Chord that Harmonizes Humans and Earth.”
The Trumpeter11(2): 106-107.
[7] Beneficios ambientales, sanitarios y sociales del vegetarianismo, Ezequiel Martín Arrieta, 2013, http://www.mediafire.com/view/?8y6zrpcv600z6w9.
[8]
Ecologia.- T. M. Smith – R. L. Smith (6ta Edición)
[9] http://en.wikipedia.org/wiki/Life_expectancy
[10] http://www.theguardian.com/uk/2002/jul/07/research.waste

La reproducción parcial o total de esta este texto está permitida, previa autorización por parte de la autora.

Las Pseudo-Ciencias

Algún día de éstos, durante alguna reunión social con gente de su confianza, tal vez entre copas y una animada conversación, pruebe a realizar el siguiente experimento: tome cualquier revista o diario que tenga “el horóscopo”, ya sea éste del día o de cualquier día. Pida tres o cuatro voluntari@s que recuerden lo que les haya pasado en el día. Pregúnteles su signo zodiacal (ojalá que todos sean diferentes) y léales un par de “predicciones”. Pregúntele a su voluntari@ con cuál de aquellos se siente identificado. Luego, haga un análisis de estadísticas. Yo ya hice mi experimento, y el resultado fué un “acierto” de un 50%. Es decir, el horóscopo le achuntó a la mitad de mis candidatas, en el caso de mi experimento. ¿Habríamos tenido la misma suerte tirando una moneda al aire, no?.

El horóscopo se basa en los principios de la astrología. La astrología es un conjunto de conocimientos que postulan que existiría una relación entre las características de una persona y la posición de los astros en el momento de su nacimiento. Supuestamente, los astros podrían forjar rasgos de personalidad, características físicas y determinar sucesos importantes en nuestras vidas.

Hoy en día, la comunidad científica considera esta disciplina como una pseudociencia, puesto que carece de predicciones estadísticamente significativas. La fe ciega en la astrología puede ser explicada por la psicología en términos de prejuicios o sesgos cognitivos.

¿De qué forma se supone que un astro situado a miles de millones de kilómetros podría influenciar en características tan dispares y de naturaleza tan diferente como la estatura o la personalidad de uno?. Es un hecho que cada minuto que pasa, más de 100 personas nacen en nuestro planeta. Personas de diferentes etnias, crianzas y culturas. Una carta astral es una herramienta usada en la astrología, corresponde a un diagrama con la posición de todos los astros en el cielo en el momento del nacimiento de una persona. Supongamos que en un instante, dibujamos una carta astral, y un minuto después, la dibujamos nuevamente. Prácticamente no habrían diferencias entre la una y la otra, y es que el movimiento más rápido que ocurre con los astros sería el de el sol y la luna, los cuales se habrían movido un 0.07% de una órbita circular completa en un minuto. ¿Y se supone que estas 100 personas, nacidas todas en el mismo minuto, tendrían exactamente la misma personalidad, o pasarían por exactamente los mismos eventos en su vida?. No tiene ningún sentido. Y si vivieran en diferentes partes del mundo, la carta astral variaría para cada uno de ellos. Por ejemplo, las constelaciones que son visibles en polos opuestos de la Tierra son totalmente diferentes. Pero, ¿acaso el “efecto” de los astros no puede traspasar el planeta?. O sea, ¿puede viajar 150 millones de kilómetros, o miles de años luz en el caso de las estrellas lejanas, pero si no es visible desde donde estás, no surte efecto?. Tiene todo el sentido, 12.742 kilómetros para la astrología serían mucho más que una distancia millones de veces más grande…

Y es que predecir el futuro es una de las más grandes ambiciones del ser humano desde tiempos inmemorables. Incontables métodos de adivinación tales como el tarot, la bola de cristal y la numerología han tratado de dar alivio a la angustia de la existencia humana. Ninguna de estas disciplinas tiene una comprobación de eficiencia certera, sin embargo son muchos los que tienen una fe ciega e incluso son capaces de pagar importantes sumas de dinero con tal de saber su futuro. Cualquiera podría decir que, si bien estos métodos son de dudosa efectividad, sí producen un alivio y dejan contenta a las personas, felices de que alguien les diga qué hacer. Pues pareciera que es más fácil la vida cuando sabes (supuestamente) a lo que te enfrentarás a futuro, y mejor aún si te dan las herramientas para hacerlo. ¿Y dónde queda nuestro libre albedrío? ¿No es parte de la vida lidiar con la incerteza del futuro, de lo desconocido? ¿Se justifica una farsa, pero que nos haga sentir falsamente mejor?

Podríamos extendernos infinitamente sobre el tema de las pseudociencias, pero seleccionaré una que me llamó la atención hace un tiempo. Un día paseaba por el centro y de pronto me encontré con una farmacia homeopática. No sabía lo que era la homeopatía, pensaba que tenía que ver con remedios de origen natural. Grande fué mi sorpresa cuando al mes siguiente, de casualidad llegué a una charla en ted.com donde un connotado escéptico (James Randi) explicaba todo el asunto. La charla comienza con el sujeto tomándose una dosis letal de medicamentos homeopáticos, y luego continúa unos 18 minutos. Es importante notar que este señor lleva años realizando la misma charla, y por lo tanto, lleva años tomando una dosis letal de homeopáticos. Les invito a ver la charla disponible de manera gratuíta en ted.com: http://www.ted.com/talks/james_randi.html. La información respecto al método de la homeopatía la comprobé en webs donde explican el método para fabricar medicamentos homeopáticos. Reza como sigue:

La homeopatía se basa en el principio de que una sustancia que provoca el síntoma de una enfermedad en personas sanas curará síntomas similares en personas enfermas. El remedio se prepara diluyendo repetidamente una sustancia escogida en alcohol o agua destilada, seguido de repetidas sacudidas llamadas “sucusiones”. Cada dilución seguida de una sucusión incrementaría la potencia del remedio. La dilución se realiza tantas veces que podría no quedar ninguna molécula de la sustancia, a lo cual los homeópatas modernos responden con que el “agua tiene memoria”; durante la sucusión, la sustancia deja un efecto que perdura en el agua, tal vez una “vibración”, y esto produciría un efecto en el paciente.

Ninguna de estas nociones tiene un soporte científico. Las investigaciones farmacológicas encuentran que efectos más intensos en el paciente provienen de dosis más altas, pero en ningún caso de dosis más bajas.

Nuevamente estamos ante el caso de la mentira feliz. Si disciplinas consideradas pseudociencia por expertos son capaces de tener tanta clientela como para justificar una tienda homeopática, entonces algo pasa con las personas que consumen este producto. Es el poder de la sugestión, del efecto placebo y de los sesgos cognitivos.

Para finalizar, nos referiremos a uno perteneciente a la larga lista de fenómenos catalogados como pseudocientíficos: el fenómeno OVNI y la especulación de visitas desde otros mundos. Pese a la total ausencia de evidencia empírica, la hipótesis extraterrestre sigue siendo defendida, quizá por la recompensa mental que aportan las fantasías e ilusiones de ser visitados por inteligencias de otros mundos. Los testimonios de avistamientos y en menor grado, de abducciones y contacto con seres extraterrestres abundan, y si bien para lo segundo podemos entender como explicación una dudosa salud mental, para lo primero sí requerimos al menos extendernos un poco.

La mayor evidencia de avistamientos de Objetos Voladores no Identificados es testimonial, y el gran problema está en distinguir lo conocido de lo desconocido. El 90% de los reportes de OVNIs resultan ser OVIs (objetos voladores identificados). Una revisión rápida a la literatura OVNI revela varios meteoros y avistamientos del planeta Venus, mientras que balones a gran altitud son los favoritos para ser fotografiados. Allan Hendry, un conocido astrónomo y ufólogo estadounidense, investigador principal del CUFOS (center for UFO studies), reportó que de 1271 OVNIs estudiados, 1158 correspondían a OVIs. Los más populares OVIs de noche corresponden a estrellas y planetas, mientras que de día los OVIs son usualmente globos aerostáticos o aeronaves.

Existe un problema con lo que es llamado “atención expectante”. Cualquier objeto que el testigo ocular no reconozca, no sólo se convierte en un OVNI sino en una nave, y por lo tanto es observado bajo esa presunción, siendo el terror una reacción frecuente ante ello.

Ahora bien, está el problema de explicar este 10% de fenómenos para los cuales no tenemos una explicación simple. Sin embargo, hay un largo camino antes de llegar a validar la hipótesis de naves extraterrestres, pues variados son los fenómenos atmosféricos que son poco conocidos por el común de el público. Dentro de los más bizarros, se encuentran las centellas o rayos globulares (ball lightning). Corresponden a fenómenos atmosféricos eléctricos que no poseen una explicación científica precisa (aunque va encaminada la cosa). Son pequeños globos de luz que pueden aparecer durante tormentas eléctricas, pero su duración es mucho mayor a la de un relámpago. Hay poca evidencia al respecto, salvo afortunadas fotografías y reproducciones en el laboratorio, pero su estudio es escaso debido a su infrecuencia e inpredictabilidad.

Las formas de estas bolas son principalmente esféricas, aunque también pueden formarse algunas con forma de pera u óvalos. A veces son brillantes, aunque hay reportes de bolas oscuras que parecen hechas de humo. Algunas dejan una estela luminosa, y sus bordes están difuminados, confundiéndose en una atmósfera luminosa. Su movimiento es errático y varía desde la atmósfera hasta a ras del suelo.

Muchos fenómenos más no han sido estudiados exhaustivamente, y también pueden ser confundidos con OVNIs, como el fenómeno de los “tres soles”, producido cuando el sol se encuentra cercano al horizonte y hay nubes tipo cirrus a gran altura. Están también las bolas de fuego anómalas, los eventos luminosos transitorios en la alta atmósfera, y las nubes-cigarro (cloud cigars), que si bien pocas fotografías datan, parecieran ser el origen de las naves con forma de cigarro o la “nave nodriza”, y corresponderían a tornados formados en pleno cielo; de ahí la forma alargada.

Los invito a documentarse sobre éstos y más fenómenos que no tienen explicación aún; esto muestra lo fascinante que puede llegar a ser el mundo en que vivimos. Y no necesitamos de teorías conspirativas, ni alimentar fantasías de ser visitados por otros mundos, ni creer en charlatanerías que nos ofrecen lo que no es posible. El universo en sí ya es un lugar fascinante y tenemos la humildad para reconocer que hay cosas que no entendemos, pero no por eso no vamos a intentar comprenderlas; y aunque no podamos predecir lo que ocurrirá, sí podemos actuar concienzudamente y hacer algo al respecto, hoy.

Fotones masivos, demasiado livianos para componer la materia oscura

Lamentablemente la materia oscura no está compuesta de luz. Esto puede sonar muy obvio, pero muchos físicos esperaban que los fotones – las partículas que componen la luz – pudieran ayudarnos a desentrañar la misteriosa componente de la cual está compuesto el 85% de la materia del universo. Los responsables de destituír a esta partícula como candidato a materia oscura son Vitor Cardoso y colegas de la Technical University of Lisbon, en Portugal.

Algunas teorías apuntan a que “fotones masivos”, versiones hipotéticas de los fotones no masivo, más familiares para nosotros, podrían actuar como materia oscura. De acuerdo con esta idea, los fotones masivos tendrían una pequeña cantidad de masa y podrían acarrear una fuerza fundamental desconocida, lo cual le permitiría interactuar sólo con fotones ordinarios, escondiéndolos del mundo visible de manera efectiva. En este caso, fotones masivos que pasaran cerca de un agujero negro producirían efectos notables, dice Cardoso.

Cuando las partículas masivas se acercan mucho a un agujero negro, caen en éste inevitablemente, y nunca más vuelven a ser vistas. Los fotones sin masa pueden burlar este destino fatídico sólo si siguen una trayectoria determinada. Pero un fotón con una masa “intermedia” muy pequeña puede entrar en una órbita alrededor de un agujero negro rotante y robar parte de su momento angular. Si las condiciones son las correctas, este proceso puede ocurrir hasta que las partículas orbitantes enlentecen de tal forma la rotación del agujero, que deja de rotar.

Cardoso y sus colegas calcularon cuánto le llevaría a fotones de una masa determinada agotar la rotación de un agujero negro. Después, examinaron datos de la edad y velocidad de rotación de ocho agujeros negros supermasivos. La edad de los agujeros negros rotantes más viejos efectivamente pone un límite superior en la masa de los fotones. Si esta cota existiera, sería del orden de 10-20 electronvolts, es decir 10 cuatrillones menos que un electrón!. El grupo concluye que esto es una probabilidad extremadamente pequeña, en su reciente publicación publicada en arXiv: arxiv.org/abs/1209.0465, y titulada Black hole bombs and photon mass bounds (Bombas de agujeros negros y límites en la masa del fotón).

“Estamos restringiendo y poniendo a un lado lo que no es materia oscura”, dice Cardoso.

Alfred Goldhaber de la Universidad de Stony Brook en Nueva York dice que si los agujeros negros tienen plasma cargado girando alrededor de ellos, el movimiento de un fotón se vería enlentecido, haciendo que se comporte como si tuviera masa, estropeando los cálculos anteriores. Sin embargo, Cardoso cuenta con que esta masa aparente afecte las cosas sólo a nivel subatómico – la masa real de los fotones es lo que importaría a la escala del agujero negro.

Traducido del inglés y adaptado por @Cosmologa a partir de http://www.newscientist.com/article/mg21528824.100-heavy-photons-are-too-light-to-be-behind-dark-matter.html?DCMP=OTC-rss&nsref=physics-math

Nuestra huella consumista

El otro día me encontraba haciendo uso de un nuevo producto de limpieza: un antihongos a base de clorox. El problema: mi baño no tiene ventilación y no le llega el sol, por lo tanto los hongos están a la orden del día. Me maravillé con la efectividad del producto, luego de 10 minutos de acción los hongos se removían fácilmente y con poco esfuerzo.
Más tarde, me puse a leer la etiqueta. Ponía “ventile bien durante y después del uso”, “en caso de derrame sobre los ojos, lave bien durante 15 minutos”, “lave 3 veces este envase antes de tirar a la basura”, “este producto es tóxico para especies marinas” y así con advertencias cada vez más preocupantes. Y para colmo de males “este producto vence 6 meses después de la fecha de fabricación”. Este era su primer uso, desde su compra hace 3 meses.

Dada mi conciencia ecológica, me arrepentí de no haberle leído  la etiqueta antes de  comprarlo, y adquirí el compromiso de siempre leer las etiquetas de los productos de limpieza. ¿Y si el agua del desagüe llegaba a cauces habitados con seres vivos, significaba ésto que mi descuido implicaría la muerte de miles de seres acuáticos, tan conscientes como yo?. Hasta a nosotros podría afectarnos, si es que no se limpian bien los residuos del producto!.

Cada producto que compramos tiene un impacto medioambiental, y tiene un coste en materia prima, un proceso de fabricación y empaquetado, junto con su distribución. El hipoclorito de sodio, los efectivos (y tóxicos) agentes de limpieza, el plástico del envase de mi antihongos, todo “tuvo que venir de algún lado”. Y así mismo, tiene un impacto en el medio ambiente, del cual casi nunca estamos conscientes.

Precisamente aquellos dos conceptos, el “impacto medioambiental” y el “coste” de un producto, son dos indicadores que pueden ser medidos empírica y objetivamente, y que aparecen en el Informe Planeta Vivo 2012, llevado a cabo por la WWF (World Wide Fund for Nature), y respecto al cual nos extenderemos ahora.

A lo que intuitivamente llamamos “costo”, equivale al indicador huella ecológica, la cual analiza las demandas humanas sobre la biosfera comparando el consumo de la humanidad con la capacidad regenerativa de la Tierra, o biocapacidad. Esto se lleva a cabo calculando el área requerida para producir los recursos que consume la gente, el área ocupada por infraestructuras y el área de bosque que se necesita para secuestrar el CO2 que no es absorbido por los océanos.
Todas las actividades humanas utilizan tierra biológicamente productiva y/o zonas pesqueras. La huella ecológica es la suma de estas áreas, independientemente de su situación en el planeta.

La biocapacidad cuantifica la capacidad de la naturaleza para producir recursos renovables, proporcionar tierra para construir y ofrecer servicios de absorción como el de la captura de carbono. La biocapacidad actúa como un punto de referencia ecológico con el que se puede comparar la huella ecológica. Uno esperaría que la magnitud de ambos indicadores fuera igual, es decir, que nuestra huella ecológica equipare a la biocapacidad de tal forma que nunca halla más demanda que oferta.

Ambos indicadores se expresan en una unidad común denominada hectárea global (hag), donde 1hag representa una hectárea biológicamente productiva de tierra de productividad media.

Lo preocupante viene ahora. En el 2008, la biocapacidad total de la Tierra era de 12.000 millones de hag (1,8 hag por persona), mientras que la huella ecológica de la humanidad era de 18.200 millones de hag (2,7 hag por persona). Un desfase que significa que la Tierra tardaría 1,5 años en regenerar completamente los recursos renovables que todos los seres humanos utilizan en un año.
Desde los años 70, la demanda anual de la humanidad sobre el mundo natural ha superado lo que la Tierra puede renovar en un año. Esta “translimitación ecológica” ha seguido creciendo con los años, alcanzando un deficit del 50% en el 2008.

¿Cómo es posible esto si solo hay una Tierra? De la misma forma que es posible retirar dinero de una cuenta bancaria antes de esperar a  los intereses que genera ese dinero, los recursos renovables pueden recolectarse más rápido de lo que pueden regenerarse, mediante una sobreexplotación.

A modo de ejemplo tomemos la agricultura. Sus principales problemas hoy en día son el agotamiento de minerales y nutrientes del suelo, dando origen al fenómeno de erosión, junto con la contaminación producto de pesticidas los cuales no sólo contaminan el suelo, sino que el agua y el aire, provocando efectos nocivos sobre la biota (y de paso, sobre nosotros). Un ejemplo claro de cómo explotamos el suelo se encuentra en la selva Amazónica. Entre 1991 y 2000, el área total de bosque perdido se elevó desde 415 mil a 587 mil kilómetros cuadrados, con la mayoría del bosque perdido convirtiéndose en pastoreo para ganado. El 70% de las tierras forestadas primigenias, y el 91% de la superficie deforestada desde 1970, es utilizada para el pastoreo de ganado.

No obstante, de la misma forma que ocurre en una cuenta bancaria, los recursos al final se agotarán. Ahora es frecuente que la gente cambie de fuente de recursos cuando pasa esto; sin embargo, con las actuales tasas de consumo, estas fuentes dejarán también de dar recursos y algunos ecosistemas se colapsarán antes incluso de que los recursos se terminen completamente. Algunos estudios recientes muestran una posible transición de fase en el sistema conformado por el ser humano y el planeta Tierra. Una transición de fase implica un punto de no retorno en un sistema caótico.

Los humanos tenemos un rol clave en la biósfera, debido a que la población humana domina muchos ecosistemas terrestres. Esto ha llevado a cabo una extinción masiva de otras especies durante la época geológica presente, más conocido como la extinción del Holoceno. La gran pérdida de especies causada por influencia humana desde la década de 1950 ha sido llamada una crisis biótica, con una pérdida de especies cercana a un 10% del total de especies, ya por el 2007. A la tasa actual, se estima que alrededor del 30% de las especies estarán en peligro de extinción en los próximos 100 años. La extinción del Holoceno es producto de destrucción de hábitats, la distribución a gran escala de especies invasivas, por la caza y el cambio climático. Más de un tercio de la superficie terrestre ha sido modificada por las acciones humanas, y usamos alrededor del 20% de la producción primaria global, entendiéndose ésta como la producción de componentes orgánicos a partir de dióxido de carbono atmosférico o acuático, mediante procesos de fotosíntesis o quimiosíntesis por organismos autótrofos, aquellos que forman el primer eslabón en las cadenas tróficas.

Debido a nuestra importancia como especie dentro de la biósfera, es nuestro deber procurar vivir dentro de los límites ecológicos de la Tierra. Esto requiere un modelo mundial de consumo cuya huella ecológica esté en equilibrio con la biocapacidad de la Tierra. Debido al hecho que el impacto de los países de altos ingresos es tres veces mayor al de los países de ingresos medios ,y cinco veces superior al de las naciones de bajos ingresos, lo principal debe ser reducir en forma drástica la huella ecológica de las poblaciones de altos ingresos. Los cinco países que encabezan la lista de los que generan mayor huella ecológica son Qatar, Kuwait, los Emiratos Árabes Unidos, Dinamarca y por supuesto, los Estados Unidos. De hecho, si todos los ciudadanos del mundo tuviesen un estilo de vida como el de un estadounidense promedio, se necesitarían cuatro Tierras para generar los recursos naturales necesarios para su abastecimiento.

De acuerdo al estudio, un cambio en la dieta de las poblaciones más ricas y la reducción de desechos alimentarios es fundamental para generar este cambio, así como la innovación para buscar soluciones de “huella baja y justa” que permita a las naciones en vías de desarrollo y las economías emergentes satisfacer sus necesidades y derechos humanos mientras consumen los mínimos recursos naturales posibles.

Como especifica el estudio, el tipo y cantidad de alimento ingerido por las personas que viven en países de altos ingresos está teniendo ya impactos globales en relación al cambio climático, uso de la tierra y el mar, disponibilidad y calidad del agua, biodiversidad y temas relacionados con la igualdad.  Como ya se ha especificado, el consumo de carne, en particular carnes rojas, es uno de los principales responsables de la deforestación y extinción de bosques nativos. En consecuencia, tanto el consumo de carne roja y productos lácteos, como el desperdicio de alimentos deben reducirse de forma importante en los países desarrollados para liberar terrenos para aumentar la producción bioenergética e impedir la pérdida de bosques. Dicho cambio es también necesario para proporcionar a todo el mundo los niveles adecuados de proteínas en su dieta. Si bien se necesita la cooperación de la industria alimentaria, los gobiernos e instituciones relacionadas con la salud, los individuos consumidores somos la clave de todo el proceso, pues somos los que demandamos la oferta a la cual hemos llegado hoy en día.

¿Qué hay de Chile?. En promedio, cada persona en nuestro país demanda alrededor de 3 hectáreas globales (hag) para su consumo. Estamos por sobre la media global, que es de 2.7 hag, y muy cercanos a países desarrollados como Japón. Por tanto, esta discusión nos compete a nosotros y a nuestros patrones de consumo. Urge desarrollar una conciencia ecológica que nos permita proporcionar un desarrollo sustentable a las generaciones venideras.

Simplex sigillum veri

Por dos décadas el físico Leonard Susskind, de la Universidad de Stanford, ha debatido con el cosmólogo Stephen Hawking acerca del comportamiento de los agujeros negros. Hawking dice que, cuando los agujeros negros engullen materia hasta la saciedad, desaparecen, llevándose con su muerte todo lo que “consumieron” por sus millones de años de existencia. Susskind encontró esta idea tan perturbante, que le ha declarado una guerra pública a Hawking – un conflicto que describe en su libro “The Black Hole War” (la guerra de los agujeros negros). Acerca de su libro, Susskind comenta acerca de su largo esfuerzo por “hacer del mundo un lugar más seguro para la mecánica cuántica”:

¿Cómo ha nacido esta guerra contra Stephen Hawking?

Yo era un físico de partículas cuando fuí invitado a un evento en la casa de Werner Erhard en 1981. Erhard [fundador del “est self-awareness movement”] admiraba a científicos como nosotros y…

Ver la entrada original 725 palabras más